Beneficios de la baja de paternidad en media jornada

Hace poco más de un mes, así de repente, me cambio la vida de la noche a la mañana. Fui al hospital como un millennial de medio pelo, y ¡volví siendo padre!.

Uno nunca acaba de estar preparado para este tipo de acontecimientos, y por mucho que leas y preguntes, una cosa es la sencilla y distante teoría, y otra la inquietante y cercana realidad.

Un recién nacido no hace prácticamente nada, unos ruiditos por aquí, una especie de presunta sonrisilla por alla, un meconio en el peor momento,…. pero aun así no puedes dejar de pasar horas y horas mirando fijamente a la nueva criatura.

En estos momentos, en los que no quieres hacer nada más que malcriar a tu hijo/a y cuidar de tu mujer, tienes que hacer frente a algunas otras cosas…. el papeleo … y empezar a tomar algunas decisiones.

Leyendo sobre que debía de hacer para poder disfrutar de la baja de paternidad me encontré con una sorpresa, la baja se puede disfrutar en forma de medía jornada. No sabía que se pudiera hacer, y no conozco a nadie que lo haya hecho hasta la fecha, pero me sonó de lo más interesante, y por este motivo, ahora, una vez disfrutada esta baja, escribo este artículo, por si fuera de ayuda a algún futuro padre.

finger

13 días de baja de paternidad no es nada

Desde las instituciones no parece que tengan mucho interés en fomentar la natalidad, o por lo menos, no lo toman como algo prioritario. Puede que sus medidas hagan que nazcan muchos más niños, que serán futuros trabajadores y pagadores de impuestos, pero total, ¿qué importa?, estos no les van a votar en las siguientes elecciones, y sería inaudito que algún político hiciera algo con las vistas puestas más haya de las siguientes elecciones.

Que tienen que ampliar esta baja ya lo saben. Desde 2011 está votada la ley para que la baja de paternidad se amplíe de los dos semanas actuales a cuatro. Pero con la crisis como excusa, se lleva atrasando su puesta en vigor año tras año.

Pero bueno, las leyes son las que son, y no está en el propósito de este artículo cambiar las leyes actuales. Ya vendrán tiempos mejores para la paternidad. Lo que si me gustaría compartir hoy es la posibilidad, con la ley actual, de ampliar estos 15 días de baja a 28 días.

La baja actual es de 15 días, 2 por hospitalización más 13 de baja. Podemos ampliar estas 13 jornadas de baja completa en casa si decidimos reducir nuestra jornada a la mitad, en mi caso trabajar 4 horas. De este modo podemos ampliar la baja hasta los 26 días (más los 2 de hospitalización).

En mi opinión, siempre que tu tipo de trabajo así lo permita, esta es una medida que es beneficiosa para todas las partes.

Beneficios para la madre:

Por muy bien que vaya el parto, y por muy bueno que sea tu bebe, siempre es complicado y muy cansado hacer frente a los primeros días de cuidado. El mundo de la crianza de los hijos sigue siendo un mundo muy machista. Si te quieres informar sobre el embarazo y sobre el cuidado del bebe prácticamente toda la información va dirigida para la madre. Y si como padre te quieres informar de ciertas cosas hasta te hacen sentir un bicho raro.

Cierto es que la madre es lo más importante, y que hay tareas como la alimentación (siempre que decidas dar el pecho), que tienen que hacer ellas sí o sí, pero en muchas otras ocasiones el padre puede ser tan importante como la madre, y poder turnarse en sus cuidados hará que la madre pueda descansar en más momentos, y así disfrutar más de sus hijos, y no solo cuidarlos.

Cuanto más tiempo pueda estar el padre en casa, mayor será esta ayuda, y más descargada de tareas estará la madre.

No sabría decir cuantos días de baja son los apropiados, para poder acompañar a la madre en esta aventura, pero si que sé que 15 días son claramente insuficientes.

Si optas por la baja de media jornada, tu mujer estará sola en casa 4 horas (más el tiempo que te lleve el transporte hasta tu trabajo), pero el resto del día podrá disfrutar de tu ayuda y de tu compañía. Esas 4 horas sola pueden ser duras, pero a poco bien que se porte tu bebe, se pasarán muy rápido.

En mi caso yo opté por trabajar de 8:00 a 12:00, y me lleva unos 30 minutos llegar desde casa al trabajo. Total unas 5 horas que estaba fuera de casa, pero al irme tan prontito dejaba a mi mujer dormida. En lo que ella se levantaba, daba de mamar y desayunaba ya casi estaba yo de vuelta en el hogar.

Cada caso será diferente, pero en mi caso mi mujer ha estado encantada de que haya podido hacer esta media jornada.

Beneficios para el padre:

Yo veo fundamental que el padre se sienta importante en esta fase, y cuanto más pueda colaborar en el cuidado de sus hijos, más beneficiados saldrán todas las partes.

El trabajo es muy importante, y cuando estamos trabajando debemos de estar con todos nuestros sentidos puestos en la empresa, pero es fundamental adaptarnos a esta nueva etapa que se nos viene encima, y poder estar más días en casa es muy positivo.

No todo será un jardín de rosas, y también hay que decir que es duro compaginar trabajo y crianza, y que cuando suena el despertador da pereza ir al trabajo, sobre todo después de una noche de llantos. Tienes que pensar que tal lo vas a llevar, puede que prefieras estar menos tiempo en casa, pero sabiendo que solo estás en casa, sin preocuparte por el trabajo.

También es bueno profesionalmente, ya que al no desconectar del curro, sigues estando presente en las decisiones del día a día, y no corres el riesgo de que se olviden de ti.

Por último, tampoco es nada malo el salir un rato del ambiente infantil de cacas, diminutivos y vestiditos en el que de repente te has visto totalmente involucrado. Tener cierto contacto con el mundo adulto te vendrá muy bien.

Beneficios para la empresa:

El último vértice de esta fórmula es la empresa, y aunque a priori puede parecer que es la más perjudicada, creo honestamente que también sale beneficiada en este asunto.

Digo que sale beneficiada principalmente por cambiar la jornada partida de 8 horas, por la continua de 4. Soy de la opinión de que se es mucho más productivo con una jornada continua que con una partida, y parece que varios estudios confirman mis sospechas. Puede que para otros tipos de jornadas puede que los beneficios de esta modalidad no sean tan evidentes.

Con las jornada made in spain creo que se hacen demasiadas paradas que cortan la productividad. El desayuno al poquito de llegar, la parada de medía mañana, los cigarritos, el chascarrillo del compañero, la parada de la comida, la meriendilla antes de ir a casa,…

Al cambio de mentalidad de la jornada partida a la continua debe ser tanto por parte de la empresa como la del trabajador. Con una jornada intensiva, ya sea de 8 o de 4 horas, el trabajador se le transmite que el tiempo que está en el puesto de trabajo debe de estar trabajando. Cuando trabajas trabaja, y cuando estés fuera del trabajo disfruta de tu familia, amigos y hobbies. De nada sirve si hacemos el horario de jornada continua pero seguimos con los malos hábitos de la jornada partida. Cada trabajador debe de ser responsable de sus tareas y responder de su productividad.

Los expertos comentan la grandes ventajas que tiene esta jornada:

  • Aumenta la motivación y la implicación de los trabajadores con la empresa.
  • Ahorro de costes.
  • Estimula la optimización del tiempo y mejora la planificación.
  • Permite la conciliación de la vida laboral y personal.
  • Incrementa la productividad.

Por supuesto, cada caso es un mundo y cada empresa también. No en todos los puestos de trabajo se puede uno reducir la jornada, y hay empresas en las que se que te metes es un lio gordo si te propones disfrutar de tus derechos. Yo tengo la inmensa suerte de trabajar en Paradigma Digital, una empresa que siempre me lo ha puesto muy fácil, y en la que da gusto trabajar. Este caso tampoco fue una excepción, me permitió reducir mi jornada a 4 horas, y creo que ambos salimos favorecidos por ello.

Y vosotros, ¿Tenéis alguna experiencia con vuestras bajas de paternidad o con reducciones de jornada?

Escribe una comentario